Orientación

Este asignatura tiene como propósito contribuir al proceso de formación integral de los estudiantes, promoviendo su desarrollo personal, afectivo y social.

Documentos curriculares

Ficha Bases Curriculares 2012

imagen programa.pdf

Bases Curriculares 2012 - Capítulo introductorio 1° a 6°

imagen programa.pdf

Bases Curriculares Orientación 1° a 6°

Orientaciones Curriculares

Introducción a Orientación en los Programas de Estudio

Las bases curriculares de la asignatura de Orientación pretenden conseguir un desarrollo integral del estudiante, asumiendo como tarea su desarrollo afectivo y social.

Las bases curriculares de Orientación tienen como propósito contribuir al proceso de formación integral de los estudiantes. Considerando que la persona es un individuo único, trascendente, perfectible, que se desarrolla con otros, estas bases se orientan a promover su desarrollo personal, afectivo y social. Ayudar al alumno a desarrollar estas tres dimensiones, es una tarea que compromete a la totalidad de la experiencia educativa que ofrece la escuela a través de sus diversas instancias.

La asignatura de Orientación constituye un espacio específico diseñado para complementar esta tarea, sin perjuicio de que la vez, se reconoce que la familia de cada estudiante posee un rol y una responsabilidad central en este proceso. Para aquellos estudiantes cuyas familias por cualquiera sea el motivo, no logran cumplir dicha función, la escuela adquiere un papel aún más relevante en este desarrollo.

Teniendo en consideración lo anterior, las bases curriculares de Orientación contribuyen a dotar a la educación escolar del sentido formativo que la Ley General de Educación le confiere, plasmando el carácter integral y amplio que se le atribuye a la educación en su conjunto. De acuerdo a esta ley, la educación es entendida como un "proceso de aprendizaje permanente que abarca las distintas etapas de la vida de las personas y que tiene como finalidad alcanzar su desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico". Al mismo tiempo, las bases curriculares en esta área promueven una experiencia educativa en consonancia con los principios establecidos en la Constitución Política de Chile, la Declaración de los Derechos Humanos y la Convención de los Derechos del Niño.

El carácter formativo de Orientación responde a la necesidad de que la escuela asuma también como tarea el desarrollo afectivo y social de los estudiantes. Cada establecimiento educacional podrá definir la manera específica de concretar este propósito en concordancia con su proyecto educativo, y establecer los énfasis y opciones que se consideren pertinentes de acuerdo a su realidad y a las características y necesidades de sus estudiantes.

Los objetivos de aprendizaje propuestos se orientan al desarrollo de actitudes y la adquisición de herramientas que permitan al estudiante crecer en el plano personal, conocerse, respetarse y cuidarse; establecer relaciones con los demás en un marco de respeto y colaboración; y participar de manera activa en su entorno: Se busca que aprenda a ejercer grados crecientes de responsabilidad, autonomía y sentido de compromiso y que adquiera las habilidades relacionadas con la resolución de conflictos y la toma de decisiones en una sociedad democrática. Se apunta así, a la promoción de las capacidades, habilidades y actitudes que el alumno debe desarrollar para desenvolverse en su entorno de manera autónoma, con un sentido positivo de sí mismo, y a la vez relacionarse de manera empática y responsable.

Por otra parte se busca desarrollar y promover conductas de autocuidado. En este aspecto, los objetivos de Orientación tienen una doble función. Por un lado, promueven y potencian los factores protectores, y por otro, buscan que los alumnos identifiquen posibles situaciones de riesgo y aprendan a evitarlas.

Por último, las bases de Orientación incluyen también objetivos orientados a favorecer el proceso de aprendizaje, mediante el cultivo de actitudes como la responsabilidad, el esfuerzo, la perseverancia, la honestidad y a la adquisición de estrategias para organizar el trabajo escolar; promoviendo a la vez la curiosidad, la motivación por seguir aprendiendo y la disposición a cultivar y desarrollar los intereses personales.

La implementación de las bases desde 1° básico en adelante, promueve y exige cada vez mayores niveles de autonomía en los alumnos. A su vez, los objetivos profundizan en forma progresiva el tratamiento de los temas y el desarrollo de las habilidades, en las dimensiones personal, afectivo y social de la persona. Así, los objetivos se orientan a la adquisición de aprendizajes simples y concretos que los alumnos puedan relacionar con su vida cotidiana y con la resolución de problemas.

Los Objetivos de Aprendizaje de Orientación se integran en la vida escolar a través de diversas vías que se complementan entre si:

1. Tiempo escolar destinado específicamente a Orientación. En el plan de estudios se destina un tiempo mínimo anual o semanal para trabajar objetivos de Orientación. Esto porque se considera que algunos de estos objetivos, pese a su carácter transversal, requieren que se planifiquen actividades específicas y se otorguen espacios propios que faciliten el diálogo y la reflexión sobre los temas tratados. Lo que se trabaja en este tiempo específico viene a complementar la labor de apoyo integral al crecimiento personal, afectivo y social que realiza la escuela en todas sus instancias.

2. Integración de los objetivos de orientación dentro de las funciones de jefatura de curso. Las bases de Orientación están diseñadas para apoyar la función formativa que realiza el profesor jefe con su curso. Sus propósitos se asocian a las labores de acompañamiento y guía que estos profesores realizan con sus estudiantes, y reconocen la relevancia de estas labores para su desarrollo individual y grupal. Dicha función no se desarrolla solo en el espacio de tiempo específicamente destinado a Orientación, sino que se despliegan también en los múltiples espacios de interacción que este docente tiene con sus estudiantes a través de diversas instancias y momentos de la experiencia escolar.

3. Otros espacios formativos. Los Objetivos de Aprendizaje de Orientación deben ser promovidos tanto en las horas específicamente destinadas a esta área, como en las diversas instancias formativas de la experiencia escolar, como lo son las actividades extracurriculares, los actos y ceremonias escolares y las actividades deportivas o sociales que el establecimiento organiza de acuerdo a su proyecto educativo. Estas instancias son oportunidades para implementar con los estudiantes actividades encaminadas al logro de los objetivos de Orientación

4. Complementariedad con otras asignaturas. Orientación contribuye al desarrollo de los estudiantes también a través de la complementariedad que se establece entre los objetivos de esta área con aquellos de las restantes asignaturas del currículum. Por ejemplo, tanto Orientación como Historia, Geografía y Ciencias Sociales incorporan objetivos de aprendizaje relacionados con el desarrollo de la convivencia, la formación ciudadana y convivencia democrática. Así también, los propósitos relativos a la afectividad y la sexualidad, así como algunos asociados a la prevención del consumo de sustancias, se abordan tanto en esta asignatura como en Ciencias Naturales, desde las perspectivas propias de cada disciplina.

Organización curricular Orientación

Las bases curriculares de la asignatura de Orientación están organizadas en cuatro ejes temáticos: Crecimiento personal, Relaciones interpersonales, Participación y pertenencia y Trabajo escolar.

Sin perder de vista que la persona es un individuo único, que debe ser entendido en su integralidad, al concretizar los propósitos formativos, estos se han organizado en torno a diversas dimensiones de la persona que son interdependientes entre sí.

Las bases de Orientación están organizadas en cuatro ejes temáticos. Estos constituyen las dimensiones en torno a las cuales los objetivos de aprendizaje están agrupados. Dichos ejes son:

1. Crecimiento personal
2. Relaciones interpersonales
3. Participación y pertenencia
4. Trabajo escolar.

1. Crecimiento personal

Este eje promueve el desarrollo individual de los estudiantes, a partir del reconocimiento de que cada uno de ellos es un individuo único, original y valioso, que crece en contacto con una comunidad, que tiene la facultad de conocerse y la capacidad de proyectarse y superarse tomando en cuenta sus capacidades y limitaciones. Desde esta perspectiva, se busca el conocimiento y la valoración de sí mismo y de los demás; el reconocimiento de las emociones y sus formas de expresión, el desarrollo y cuidado de la afectividad y sexualidad, así como la promoción de la vida saludable.

Los objetivos del eje de Crecimiento Personal se organizan en cuatro áreas:

  • Conocimiento de sí mismo y valoración personal. Tiene como propósito el conocimiento progresivo de sí mismo, que permita desarrollar y fortalecer el concepto de sí mismo de los estudiantes. Los objetivos de esta área apuntan a conocer y reflexionar sobre las características personales, identificar sus fortalezas y potenciarlas, así como también reconocer desafíos de crecimiento y superación personal.
     
  • Desarrollo emocional. Intenciona la capacidad de contactarse consigo mismo y con los demás a través de la comprensión y comunicación de los propios sentimientos y emociones, como de aquellas vivenciadas por otras personas. A su vez, los objetivos de esta área promueven que los alumnos comprendan la influencia de las emociones en sus ideas, comportamiento y relaciones, y que logren desarrollar la capacidad de integrarlas en función del desarrollo personal y la relación con los demás.
     
  • Afectividad y sexualidad. Las bases promueven a lo largo de los distintos niveles educativos el desarrollo de la afectividad de los estudiantes. En el caso de 1° y 2° básico, se busca el reconocimiento de las manifestaciones de afecto que reciben de otras personas y que comprendan su importancia, observando a la vez que éstas se pueden expresar de múltiples maneras. A partir de 3° básico los objetivos integran las dimensiones de afectividad y sexualidad. Estos objetivos están orientados a que los estudiantes comprendan el vínculo que existe entre estas dos dimensiones, así como los cambios que van experimentando las personas en sus vidas en relación a estas, reconociendo y respetando los diferentes ritmos en los que este desarrollo tiene lugar.
     
  • Vida Saludable y Autocuidado. Hace referencia a las prácticas cotidianas que favorezcan el desarrollo integralmente saludable de los estudiantes, abordando formas de prevenir los efectos del consumo de sustancias, del stress, de la sexualidad temprana, de la mala nutrición, la falta de ejercicio y otras situaciones de riesgo que puedan afectar su bienestar. Se busca desarrollar el reconocimiento y valoración de la persona como poseedora de un cuerpo cuyo cuidado le permite (y le permitirá) desarrollar su proyecto de vida. A partir de 3° básico, los objetivos de esta área promueven directamente la protección de los estudiantes ante los riesgos asociados al consumo de sustancias. Con este fin, los objetivos apuntan al reconocimiento de las causas y consecuencias del consumo de drogas, así como la identificación de factores y estrategias que protegen a los estudiantes de su consumo.


2. Relaciones interpersonales

Este eje está orientado a proporcionar experiencias que logren  valores, actitudes y habilidades para una convivencia respetuosa, solidaria y democrática, en un marco de respeto y valoración por el otro. Junto con esto, los objetivos de este eje promueven el desarrollo de herramientas para resolver conflictos y problemas interpersonales de manera constructiva.

Los objetivos de aprendizaje de este eje se organizan en dos áreas:

  • Convivencia. A partir del reconocimiento de la dignidad humana, se fomenta el desarrollo del respeto, la aceptación de las diferencias individuales, la escucha empática, la solidaridad y las buenas relaciones interpersonales, con el fin de que pueda establecer relaciones y vínculos constructivos y enriquecedores. En los primeros niveles esto se promueve principalmente promoviendo el buen trato, el compartir con sus pares y el respeto a los demás. A medida que se progresa, se espera que los estudiantes desarrollen la capacidad de empatizar con el otro, respetando opiniones y formas de pensar diferentes, aceptando la diversidad, evitando la discriminación y toda forma de violencia.
     
  • Resolución de conflictos interpersonales. Promueve el uso herramientas para enfrentar y resolver, en forma progresivamente autónoma, situaciones de conflicto con otras personas, utilizando para esto estrategias que resulten pertinentes. Debido a que existen diversas estrategias de resolución de conflictos que pueden resultar pertinentes a una convivencia democrática, los objetivos no prescriben una metodología específica a considerar al respecto.


3. Participación y Pertenencia

Este eje desarrolla la capacidad de insertarse en los espacios de participación, especialmente en su comunidad escolar, adquiriendo las herramientas que permitan al alumno integrarse de manera responsable, activa y democrática; demostrando respeto y por los otros y por los acuerdos tomados. Los objetivos de este eje se hacen cargo de propósitos formativos asociados a la instancia de Consejo de Curso1, entendiendo esta como un espacio de participación institucionalizada, de organización y toma de decisiones democráticas.
Los objetivos de 1° y 2° básico se enfocan principalmente en promover el sentido de pertenencia hacia su familia, curso, y otros referentes relevantes y a partir de 3° básico los objetivos integran propósitos directamente vinculados con la participación y organización de los alumnos en su curso.

4. Trabajo escolar

Este eje promueve el desarrollo de hábitos y actitudes que favorecen el aprendizaje y que son relevantes para el desarrollo intelectual y académico de los estudiantes, tales como el esfuerzo, la perseverancia, la responsabilidad y la honestidad. Junto a lo anterior, se promueve la motivación de los estudiantes por aprender, así como la disposición a desarrollar sus intereses.  La progresión de aprendizajes en esta área se establece a través del despliegue crecientemente autónomo de estos aspectos, así como de la valoración por el aprendizaje y el uso de estrategias para facilitarlo.

Orientaciones didácticas Orientación

En esta sección se sugiere lineamientos didácticos para el desarrollo de la asignatura de Orientación; teniendo como desafío particular el motivar la participación de los alumnos. La participación de cada uno de los estudiantes es fundamental para llevar a cabo la clase, que habitualmente se realiza en la hora de Consejo de curso.

El objetivo de esta sección es dar claves de interpretación para la lectura y aplicación del programa, sin perjuicio de las alternativas didácticas propias que el docente y el establecimiento decidan poner en práctica.

Tomar como punto de partida la realidad de los estudiantes

Para hacer de esta asignatura una experiencia significativa para los estudiantes, es importante tener como punto de partida sus vivencias y conocer la realidad en la que se desenvuelven. Un elemento relevante es relacionar los distintos objetivos de aprendizaje con la vida de los estudiantes, incluyendo su experiencia académica. Para esto, los ejemplos, casos, ideas que se presenten deben estar en concordancia con la de los alumnos.

Para lograrlo, es necesario observar tanto el mundo de la sala de clases, como las condiciones y experiencias que viven los estudiantes fuera del establecimiento, para de esta manera promover los aprendizajes a partir de su propia realidad. El diagnóstico de las necesidades e intereses de los estudiantes constituye un elemento basal para un trabajo eficaz en Orientación.

Trabajar los distintos objetivos de aprendizaje en forma interrelacionada

Los propósitos de la asignatura se cumplen en la medida en que los estudiantes pueden alcanzarlos relacionando unas habilidades con otras.

Promover la participación de los alumnos

La participación de los alumnos es vital en esta asignatura, pues son ellos los sujetos de la Orientación. El compromiso con las actividades y debates que se generen tienen una alta relevancia. Esto se hace especialmente importante en el desarrollo del Consejo de curso.

Adecuación con el PEI2 del establecimiento

El presente programa debe aplicarse de manera articulada con el PEI del establecimiento. Es necesario que se aplique en concordancia con los principios morales, pedagógicos y psicológicos que guían la labor del establecimiento. Si bien los Objetivos de Aprendizajes de Orientación son comunes para todo el sistema educativo, se reconoce que existen distintas maneras posibles de concebir la materialización de los mismos, así como diversos énfasis o prioridades en torno a ellos. Se espera por lo tanto que la manera específica en que cada establecimiento lleve a cabo la implementación de estos objetivos resulte acorde a los principios, prioridades y necesidades establecidas por cada uno de ellos, y manifestadas en su PEI. En consecuencia, este programa no debe ser asumido como una prescripción a implementar de manera automática y homogénea, sino que requiere ser leído en consideración del proyecto de cada establecimiento y aplicado de una manera consonante con éste.

Valorar los logros particulares y grupales

Orientación promueve el desarrollo de habilidades que requieren de tiempo y constancia para alcanzarse. Valorar el proceso, entendido como el conjunto de fases sucesivas para su adquisición, parciales o intermedios es importante para la motivación de los estudiantes.

Favorecer un ambiente de respeto y tolerancia

Tanto los alumnos como el profesor deben promover un ambiente de aceptación, respeto y tolerancia, que se logra al comprender la dignidad y procesos de cada estudiante.

Respeto a la privacidad

Algunos de los temas que se tratan en la asignatura son de carácter personal. En aquellos casos en que los estudiantes conversen en torno a ellos, el docente debe asegurar que la privacidad del alumno sea respetada, no sólo tanto por parte del profesor, sino también por parte de sus compañeros.
 

Evaluación en Orientación

Al momento de evaluar los objetivos de aprendizaje en la asignatura de Orientación, es necesario considerar que se trata principalmente de una evaluación formativa. Razón por la cual, las pautas de observación, de autoevaluación y las reflexiones grupales constituyen prácticas eficaces para verificar los logros de los estudiantes.

El docente debe procurar evaluar conductas observables en los alumnos, para lo cual es de gran ayuda contar con indicadores de aprendizaje que reflejen, en forma clara, el logro de objetivos.

Cabe destacar también, que la evaluación en esta asignatura no deja de ser compleja debido a que los objetivos plantean necesariamente la formación en valores y actitudes. Por esta razón es una tarea delicada, puesto que se encuentran implicados procesos que involucran a la esfera íntima de la persona  y los compromisos asumidos por esta. Se trata entonces de un aspecto relacionado con criterios y principios que pueden tener distintos niveles de aceptación y respuesta que deben ser considerados. En este sentido, las actitudes y comportamientos permiten apreciar si el valor ha sido integrado por el alumno y si existe un compromiso personal que lo lleva a la incorporación en su vida cotidiana.

Existen distintos tipos de evaluación en Orientación. En primer lugar, la evaluación de diagnóstico es una herramienta poderosa para definir y plantear las estrategias y metas a alcanzar durante el año, en relación a las actitudes, habilidades y contenidos diseñados como objetivos de aprendizaje para la asignatura.

Dentro de estas están los cuestionarios y auto-evaluaciones individuales y grupales, que permiten a los alumnos constatar su comprensión, sensibilización y conocimiento de un valor o actitud, así como la interiorización y compromiso con estos en la conducta habitual y la vida personal.

Por otra parte, el docente puede utilizar escalas y pautas de observación, que constituyen una herramienta que permite visualizar en los alumnos, los diferentes comportamientos y las variaciones en el logro de objetivos de aprendizaje1, facilitándole de esta forma, adecuar y replantear objetivos y estrategias de intervención individuales y grupales.

Se recomienda que las evaluaciones integren aspectos sociales: relación con los demás, con el entorno y compromiso con el curso, entre otras.

Módulos

Sugerencias y comentarios

  • Contenido
  • Diseño
  • Estructura
  • Ingeniería