Educación Física y Salud

La práctica regular de actividad física desarrollará habilidades motrices y actitudes proclives al juego limpio, el liderazgo y el autocuidado. Dándoles la posibilidad de adquirir un estilo de vida activo y saludable, asociado a múltiples beneficios individuales y sociales.

Documentos curriculares

Ficha Bases Curriculares 2012

imagen programa.pdf

Bases Curriculares 2012 - Capítulo introductorio 1° a 6°

imagen programa.pdf

Bases Curriculares Educación Física y Salud 1° a 6°

Orientaciones Curriculares

Introducción a Educación Física y Salud en los Programas de Estudio

La asignatura de Educación Física y Salud permite al alumno una formación integral, desarrollando habilidades motrices y actitudes proclives al juego limpio, el liderazgo y el autocuidado.

Educación Física y Salud constituye una asignatura central de la educación escolar, que se enmarca en el proceso de formación integral del ser humano. A partir de la práctica regular de actividad física, los estudiantes podrán desarrollar habilidades motrices y actitudes proclives al juego limpio, el liderazgo y el autocuidado. Esto les dará la posibilidad de adquirir un estilo de vida activo y saludable, asociado a múltiples beneficios individuales y sociales.

Una de las principales novedades de estas Bases Curriculares es la inclusión del término "salud" en el nombre de la asignatura. Esto responde, en parte, a los problemas de sedentarismo que enfrenta nuestro país. En efecto, la Encuesta Nacional de Salud de 2010 muestra que un 88,6% de la población mayor de 17 años tiene un comportamiento sedentario. Por su parte, el SIMCE de Educación Física aplicado en 2011 revela que solo un 10% de los alumnos tiene una condición física satisfactoria, mientras que el 20% tiene riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares y cardiorrespiratorias.

El desarrollo de habilidades motrices y la adquisición de hábitos de vida activa y saludable, contribuyen al bienestar cognitivo, emocional, físico y social del alumno. De hecho, existe una abrumadora evidencia que documenta las relaciones positivas entre actividad física y capacidades cognitivas.

Para que la actividad física se transforme en un hábito, es necesario disponer de espacios y tiempos destinados para la práctica regular, durante la jornada escolar y fuera de ella. En este sentido, las escuelas, los padres y la comunidad son facilitadores esenciales para que los estudiantes desarrollen el movimiento, aumenten los grados de complejidad y lo continúen ejerciendo durante todo el ciclo escolar.

Para lograr los propósitos descritos, las Bases Curriculares tienen los siguientes énfasis temáticos:

La importancia del movimiento: a partir del movimiento, el individuo adquiere conciencia de su propio cuerpo, se orienta espacialmente y se relaciona e interactúa activamente con el mundo que lo rodea. El objetivo principal de las Bases Curriculares es que, progresivamente, los estudiantes desarrollen habilidades motrices y coordinativas. Estas habilidades están asociadas a una serie de beneficios que trascienden el plano netamente físico. Por ejemplo, una adecuada destreza motriz se relaciona positivamente con la capacidad de tomar decisiones y con la ejecución prolija de las múltiples actividades físicas y cognitivas de la vida diaria.

Desarrollo de la condición física: la vida activa produce efectos beneficiosos en el proceso de crecimiento y maduración. En efecto, la evidencia muestra que una adecuada condición física aumenta la eficiencia mecánica, la fuerza, la flexibilidad, la resistencia a la fatiga y la recuperación tras el esfuerzo4. Ciertamente, estos aspectos contribuyen al bienestar físico, social y mental de los estudiantes. Es decir, benefician su salud5. Para que produzca estos efectos, la actividad física debe cumplir ciertos parámetros en cuanto a la frecuencia, la intensidad y el tiempo de duración.

Cualidades expresivas: el movimiento también es un modo de expresión. Desde la expresión corporal y la danza, los estudiantes podrán desarrollar habilidades comunicativas y expresivas en forma simultánea al ejercicio físico. En los primeros años, estas actividades consisten en la ejecución de habilidades motrices básicas, las que luego progresarán a secuencias de movimientos para llegar finalmente a la danza. Esto les permitirá enriquecer su capacidad expresiva, su creatividad y sus destrezas motrices.

Iniciación deportiva: las Bases Curriculares promueven la iniciación de la actividad deportiva, pues incorporan los patrones motrices y los fundamentos técnicos necesarios para el desarrollo de dicha actividad. Desde 3º básico, los alumnos practicarán juegos pre-deportivos que impliquen la aplicación de principios y el cumplimiento de reglas. En tanto, desde quinto básico se establece la iniciación de los deportes individuales y colectivos, con reglas y estrategias más específicas. Los estudiantes deben aprender que la competencia tiene valor en sí misma, que involucra una serie de beneficios, independientemente de los ganadores o perdedores. Por ejemplo, en la competencia deportiva se potencian valores como el trabajo en equipo, la solidaridad, la perseverancia, el esfuerzo y el trabajo en torno a metas específicas.

Conjunción de factores para una vida activa: presumiblemente, el desarrollo temprano y sistemático de la actividad física en todos los estudiantes de Chile contribuirá a generar una población más activa. Para lograr este propósito, es crucial que el ejercicio físico se constituya en un hábito duradero, lo que requiere que varios factores actúen de forma simultánea. Entre estos se encuentran los espacios físicos adecuados en la escuela y en la comunidad, los hábitos alimenticios saludables, el uso del tiempo libre, los profesores y, ciertamente, la voluntad de los alumnos y sus familias para considerar la actividad física como parte integral de una vida activa y saludable.

Seguir las reglas del juego: el cumplimiento de principios y reglas y las medidas de seguridad y autocuidado son un requisito necesario para la práctica fluida de una amplia variedad de actividades físicas. En este sentido, es fundamental que los estudiantes tomen conciencia de que las reglas y los recaudos son una condición de posibilidad para los juegos deportivos y pre-deportivos y no una restricción.

Cooperación y trabajo en equipo: en las actividades deportivas y pre-deportivas, la cooperación y el trabajo en equipo son la clave del éxito. En el ciclo básico, se espera que los estudiantes comprendan paulatinamente que los juegos deportivos requieren que se excluya el lucimiento individual en pos del equipo. Este valor también es fundamental para múltiples ámbitos de la vida.

Concepción amplia del liderazgo: el liderazgo es un elemento central para la práctica de la actividad física y deportiva. Por un lado, es una cualidad esencial para enfrentar desafíos, pues entrega las herramientas para que los estudiantes intenten lograr sus metas y superar sus propios parámetros. Por otro, es inherente al trabajo en equipo, en la medida en que puede ayudar a que todos los integrantes de la colectividad desarrollen plenamente sus potencialidades.

Cabe destacar que las Bases Curriculares conciben el liderazgo de una manera amplia e inclusiva que está potencialmente presente en todos los niños y niñas.




Organización curricular Educación Física y Salud

En Educación Física y Salud las bases curriculares has sido agrupadas en Ejes y Actitudes.

1. EJES

Habilidades motrices

Las habilidades motrices son el eje central de esta asignatura, principalmente por dos razones. En primer lugar, el trabajo sistemático de estas habilidades contribuye al desarrollo y perfeccionamiento de las destrezas coordinativas que permitirán que los estudiantes enfrenten de forma adecuada y prolija distintas situaciones de la vida diaria.

Segundo, la práctica de actividad física y ejercicio representan variables fundamentales para el desarrollo óptimo de procesos cognitivos, como los mecanismos perceptivos, la resolución de problemas y la memoria.

Cabe destacar que las habilidades motrices se propiciarán por medio de diversos tipos de actividades, como ejercicios guiados, juegos recreativos, pre-deportivos y deportivos, actividades gimnásticas y danza. Asimismo, se pretende incentivar el ejercicio físico en ambientes naturales, considerando los distintos escenarios que ofrece nuestro país.

Es recomendable que los docentes aprovechen los espacios de su entorno cercano. Por ejemplo, se espera que utilicen los espacios que ofrecen el barrio y la ciudad, como también los lugares de otras localidades de la región y de la zona geográfica en que viven.

Las habilidades motrices se agrupan en tres clases:

  • Habilidades locomotoras: son aquellas que desarrolla el niño para poder desplazarse con autonomía, como gatear, caminar, correr, saltar, galopar y trepar.
     
  • Habilidades manipulativas: se caracterizan por la proyección, manipulación y recepción de implementos y objetos; por ejemplo: lanzar, recibir, golpear y patear.
     
  • Habilidades de estabilidad: su característica principal es el manejo y el dominio del cuerpo en el espacio. Entre estas se encuentran girar, rotar, balancear, rodar, equilibrar y colgar.

El modo en que se aprenden estas habilidades depende en gran medida del grado de maduración de los estudiantes. En edades tempranas, se espera potenciar cada una de ellas de forma separada. A partir de 4º básico, los alumnos deberán combinar e integrar estos patrones motrices entre sí.

De esta forma, los podrán aplicar en las múltiples actividades físicas de los años posteriores.

Durante los dos últimos años del ciclo básico, se espera que los estudiantes demuestren habilidades motrices básicas de locomoción, manipulación y estabilidad en una variedad de actividades deportivas. En este plano, el énfasis está en que el estudiante se inicie tenga una iniciación en los deportes colectivos e individuales.

Asimismo, se espera que ejecuten danzas nacionales ya sea del norte, centro, sur o Isla de Pascua. Por otra parte, se espera que practiquen en forma regular actividades deportivas y físicas de intensidad moderada a vigorosa en diferentes entornos, como el patio del colegio, parques, playas, entre otros.  

Vida activa y salud

En este eje, se espera que los estudiantes ejecuten actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa y que las puedan incorporar paulatinamente a su vida cotidiana. En los primeros niveles, se pretende que sean capaces de participar en juegos recreativos y lúdicos.

En los niveles siguientes, se espera que realicen actividad física de forma planificada y con mayores niveles de intensidad. A lo largo de este proceso, se busca que los estudiantes realicen actividad física en sus tiempos libres y reconozcan los beneficios que implica su práctica regular para la salud.

Asimismo, se pretende que reconozcan las respuestas corporales asociadas al ejercicio físico y que practiquen hábitos saludables. Respecto de lo primero, se espera que en los años iniciales del ciclo básico puedan identificar dichas respuestas a nivel cardiovascular, respiratorio y muscular.

En los años posteriores, deberán aprender a medir la frecuencia cardiaca y a monitorear el esfuerzo físico de forma autónoma. Por su parte, los aprendizajes relacionados con la higiene, la alimentación saludable y el cuidado corporal son hábitos esenciales para la práctica segura de la actividad física, por lo que están presentes en todo el ciclo escolar.

En estos años, se pretende que los estudiantes establezcan metas para mejorar su condición física, mientras miden la intensidad del ejercicio físico por medio de la frecuencia cardiaca y escalas de percepción de esfuerzo. También, se espera planifiquen y practiquen actividades físicas de forma regular. Asimismo, se espera que apliquen medidas de seguridad e higiene en forma autónoma.

Seguridad, juego limpio y liderazgo

En el eje de Seguridad, Juego Limpio y Liderazgo, se pretende que los estudiantes circunscriban la práctica de la actividad física al cumplimiento de reglas del juego y al desempeño de roles, los que tendrán crecientes grado de especificidad. Adicionalmente, se espera que aprendan a enfrentar adecuadamente los requerimientos derivados de las situaciones de juego y las interacciones sociales involucradas en la actividad física y el deporte.

En efecto, deberán tomar decisiones, plantear respetuosamente las discrepancias, aceptar los resultados, ser respetuosos en el triunfo, preocuparse por los otros compañeros y mostrar señales de lealtad con los integrantes del equipo. En la medida en que practiquen estos valores y asuman estas actitudes, podrán convertirse en líderes constructivos.

Por otra parte, el eje pretende inculcar en los estudiantes la importancia del comportamiento seguro en el desarrollo de la actividad física. En los primeros años del ciclo, se espera que puedan reconocer y aplicar medidas básicas de seguridad, como el calentamiento y el adecuado uso de implementos.

Luego deberán realizar ejercicios previos más específicos, acordes a las características de la actividad física en cuestión. Además, se espera que manipulen de forma segura una amplia variedad de implementos e instalaciones que se utilizan para el ejercicio físico.

En el transcurso de los dos últimos años del ciclo básico, se pretende que en las actividades físicas colectivas, los alumnos demuestren responsabilidad, liderazgo y respeto al participar, por ejemplo: conversar y plantear discrepancias, aceptar las diferencias individuales e intentar llegar a acuerdos, jugar en forma cooperativa, aceptar el resultado y manejar el triunfo.

2. ACTITUDES

Las Bases Curriculares de Educación Física y Salud promueven un conjunto de actitudes que deben desarrollarse de manera integrada con los conocimientos y las habilidades propios de la asignatura. Dichas actitudes forman parte de los objetivos de aprendizaje y son las siguientes:

a. Valorar los efectos positivos de la práctica regular de actividad física hacia la salud


Los objetivos de aprendizaje de la asignatura pretenden que los estudiantes valoren la actividad física, al establecer un vínculo entre un estilo de vida activo y los beneficios correspondientes para su salud. La asignatura contribuye a una comprensión más completa del concepto de salud, que incluye elementos de seguridad, higiene, alimentación y actividad física regular.
 
b. Demostrar disposición a mejorar su condición física e interés por practicar actividad física de forma regular


Los objetivos de aprendizaje buscan que el estudiante disfrute la práctica de actividad física y manifieste interés por efectuarla de forma regular. Se pretende busque mejorar constantemente su condición física y así establezca parámetros de intensidad que le permitan obtener mayores beneficios.

c. Demostrar confianza en sí mismos al practicar actividad física


El desarrollo de la autoestima y la confianza del estudiante en sí mismo es un objetivo central de la educación básica. La asignatura contribuye a entregarle oportunidades para que estimule su confianza al proponerse metas, trabajar de manera individual y grupal, fomentar el respeto hacia las posibilidades propias y de los demás y tomar la iniciativa para practicar actividades físicas que sean de su interés personal, entre otras.

d. Demostrar disposición a participar de manera activa en la clase


La clase de educación física es una instancia única en la experiencia escolar. Las Bases Curriculares promueven que los estudiantes participen de manera activa y conozcan que lograr ciertos aprendizajes implica dedicación, concentración y esfuerzo. Para que asuma un rol protagónico en su aprendizaje y demuestre el deseo de participar en la clase, es indispensable que sienta un grado de satisfacción con sus logros y se divierta jugando, independientemente del resultado.

e. Promover la participación equitativa de hombres y mujeres en toda actividad física o deporte

Los objetivos de aprendizaje promueven firmemente la igualdad de oportunidades para participar en toda actividad física o deporte. Se debe asegurar que mujeres y hombres puedan participar y practicar las actividades físicas que prefieran y que los motiven a alcanzar los objetivos de aprendizaje, sin discriminación de género.

f. Respetar la diversidad física de las personas, sin discriminar por características como altura, peso, color de piel o pelo, etc.


Los objetivos de aprendizaje de la asignatura buscan explícitamente el respeto por la diversidad física de las personas, sin hacer discriminación de raza, color, idioma, religión, creencia, edad, discapacidad, opinión, color de piel o pelo o altura, entre otros. Se pretende que los estudiantes se relacionen con sus compañeros sin preferencias y sin rechazar a nadie, y demuestren respeto, tolerancia y empatía por otros.

g. Demostrar disposición a trabajar en equipo, colaborar con otros y aceptar consejos y críticas


El trabajo en equipo y la colaboración son clave para alcanzar los objetivos de aprendizaje de la asignatura. El respetar reglas, valorar las capacidades propias y la de los demás, promover la competencia sana, evitando conductas agresivas, respetar la forma de juego de los demás, trabajar en forma colaborativa, aceptar consejos y críticas y estimular a sus compañeros de equipo, son actitudes que favorecen el logro de los objetivos de aprendizaje.

h. Demostrar disposición al esfuerzo personal, superación y perseverancia


El esfuerzo personal, el deseo de superación y la perseverancia para alcanzar los objetivos propuestos son aspectos fundamentales de toda tarea o trabajo que el estudiante se proponga. En la asignatura de Educación Física y Salud se promueven enfáticamente estos valores y se buscan contribuir a la formación de los estudiantes desde la actividad física.

 

Orientaciones didácticas Educación Física y Salud

En esta sección se sugieren lineamientos didácticos generales de la enseñanza de la asignatura de Educación Física y Salud. El objetivo es dar claves de interpretación para la lectura y aplicación del programa de esta asignatura, sin perjuicio de las alternativas didácticas que el docente y el establecimiento decidan poner en práctica.

Las orientaciones didácticas más relevantes para enseñar Educación Física y Salud son:

a. Experiencias motrices previas:

Para desarrollar las destrezas de movimiento, es imprescindible que el docente conozca las capacidades motrices previas de los estudiantes, de manera que pueda planificar de acuerdo a las características específicas de su grupo.

b. Retroalimentación:

Es importante que el alumno conozca el resultado de su ejecución motriz. Así podrá reflexionar sobre su desempeño e identificar los aspectos por mejorar. En este proceso, el docente juega un rol fundamental, pues es el encargado de orientarlo y estimularlo.

c. Favorecer el desarrollo motriz y la condición física:

En la clase de Educación Física y Salud, es fundamental que la acción motriz ocupe la mayor parte del tiempo. Para esto, se recomienda implementar las siguientes estrategias:

  • planificar actividades físicas que sean de intensidad moderada a vigorosa
  • evitar organizaciones y actividades en las que el estudiante esté la mayor parte del tiempo parado y sin realizar esfuerzo físico alguno
  • animar constantemente, ser dinámico y activo
  • proponer actividades entretenidas y motivadoras
  • establecer metas que los alumnos puedan alcanzar
  • al inicio de la sesión, realizar un calentamiento adecuado para la parte principal y al finalizar, destinar un espacio para la vuelta a la calma
  • terminar con una actividad final global y motivadora que reúna los aprendizajes desarrollados en clase

d. Tiempo efectivo para la clase de Educación Física y Salud:

Es muy importante que el docente optimice al máximo el tiempo en la clase de Educación Física y Salud. Para lograr este propósito, se proponen las siguientes acciones:
 

  • incentivar a los estudiantes a minimizar los tiempos en el cambio de ropa y en el desplazamiento hacia el lugar de la clase
  • realizar de forma expedita los trámites administrativos, como pasar la lista o recibir justificaciones
  • fijar la clase de Educación Física y Salud cerca de la hora de recreo, a primera o última hora del día para aprovechar los tiempos al máximo
  • preparar el material con tiempo suficiente antes del inicio de la clase
  • procurar que la presentación de las actividades sea breve y clara
  • reducir el número de actividades, de modo que la clase sea más dinámica
  • usar variantes de una misma actividad
  • establecer un sistema de señales eficaz para explicar la siguiente actividad
  • en el caso de las competiciones en equipo, organizar los grupos antes de la clase
  • organizar las actividades de modo que todos los estudiantes practiquen actividad física de forma simultánea

e. Circuitos:

El circuito consiste en una tarea compuesta de sucesivas etapas en que el alumno deberá superar distintos desafíos. Incluye bases o estaciones que representan el cumplimiento de cada etapa. Los circuitos ofrecen una amplia gama de posibilidades en el diseño de ejercicios, la selección de materiales, el planteamiento de objetivos y las condiciones de ejecución. Asimismo, permiten que los estudiantes desarrollen varias habilidades y distintos patrones de movimiento. Para que este ejercicio sea exitoso, se recomienda que el docente ejecute las siguientes acciones:

  • hacer previamente esquemas y dibujos de los circuitos para que los alumnos obtengan una visión general de las actividades.
  • organizar cuatro o cinco equipos mixtos con igual número de integrantes. Cada uno trabajará en una estación del circuito y luego cambiará a la siguiente. De esta forma pasarán por todas las estaciones.
  • al momento de cambiar a la siguiente base, es necesario que realicen pausas activas para que se recuperen tras el esfuerzo físico realizado.
  • procurar que cada equipo deje el material como estaba inicialmente, para que el siguiente pueda utilizarlo. Esto permitirá una mayor fluidez en la actividad.
  • al finalizar, conviene preguntarles qué aprendieron y cuáles aspectos deben mejorar. Se recomienda incorporar algunas de estas sugerencias en actividades posteriores.

f. El uso de las Tecnologías de la información (TIC):

Se recomienda que el docente incentive el uso, por parte de los estudiantes, de dispositivos tecnológicos, como podómetros y monitores de ritmo cardíaco (si es que el establecimiento cuenta con ellos), así como el registro de cuanta actividad física han practicado durante un día en algún sitio web. Estas herramientas son de mucha utilidad para que el estudiante mida las respuestas corporales a la actividad física.

g. Si bien el plan de estudios de educación básica establece cuatro horas semanales para el trabajo de Educación Física y Salud, es conveniente distribuir este tiempo en dos sesiones de 90 minutos o cuatro sesiones de 45 minutos.

Esto permitirá repeticiones frecuentes de las experiencias motrices para promover la exploración, el desarrollo y la consolidación del movimiento corporal.

h. Sugerencia para el trabajo con estudiantes con necesidades educativas especiales: Se recomienda las siguientes adecuaciones en la planificación y ejecución de las clases para incluir a los estudiantes con necesidades educativas especiales:

  • centrar la enseñanza en lo que el alumno puede hacer, en lugar de enfocarse en su discapacidad o en su necesidad educativa especial.
     
  • consultar al estudiante sus necesidades e intereses y, sobre esa base, seleccionar estrategias que le ayuden a sentirse cómodo e incluido durante la clase.
     
  • enfrentar cada situación de manera individual, consultando al profesor de educación diferencial.
     
  • hacer ajustes durante las actividades solo cuando sea necesario y permita cierta fluidez.
     
  • potenciar el desarrollo de nuevas habilidades de manera estructurada y progresiva.
     
  • evitar llamar la atención a las modificaciones que se hicieron para los alumnos con necesidades educativas especiales, siendo justos con los demás estudiantes.
     
  • asegurar el equipo adecuado para los estudiantes con necesidades educativas especiales, como tamaño de pelotas, tipos de colores, adecuados pesos y/o texturas.
     
  • ajustar las reglas de las actividades para aumentar las probabilidades de éxito del alumno, manteniendo un nivel adecuado de complejidad; por ejemplo: aumentar el número de intentos permitidos, hacer un blanco más grande o acercarlo al alumno, ajustar el tamaño del área de juego, variar el tiempo de la música, alargar o acortar el tiempo de juego, entre otros.
     
  • tener un compañero que le brinde apoyo y le sirva de guía en algunas ocasiones.
     
  • ajustar protocolos para asistir a los alumnos con necesidades educativas especiales de forma más rápida y efectiva, como códigos de conducta en diferentes espacios, práctica de hábitos de higiene, transiciones entre actividades, entre otras.
     
  • ajustar los procesos de evaluación, permitiéndole que demuestre su aprendizaje; por ejemplo: darle más tiempo para completar un ejercicio, disminuir la dificultad del movimiento, asignarle un compañero como guía, permitirle respuestas orales, entre otras.
     
  • considerar posibles cambios en la utilización del gimnasio, la cancha y/o ambiente escolar que requiera un alumno con necesidades especiales, como su comodidad en el espacio o respecto de la oscuridad o la claridad, entre otros.

i. Sugerencia de una clase de Educación Física y Salud: la siguiente tabla muestra la estructura de una clase tipo de Educación Física y Salud
 

Sugerencia de una clase de Educación Física y Salud
Bloque de 45 minutos
III Unidad Clase Nº1 Indicadores de evaluación sugeridos
  • Ejecutan de forma autónoma un calentamiento específico para una
    actividad física y/o deportiva.
  • Comparan la frecuencia cardiaca de trabajo con el esfuerzo percibido durante el ejercicio.
  • Ejecutan ejercicios físicos para mejorar la resistencia por medio de
    actividades continuas e intermitentes y a diferentes intensidades.
  • Ejecutan actividades que desarrollen la fuerza, utilizando su propio
    peso corporal o el de su compañero.
  • Proponen hábitos de higiene personal y grupal; por ejemplo: se limpian y secan los pies, se duchan, utilizan ropa distinta para realizar
    actividad física, exigen el aseo personal de sus
    compañeros, etc.
Objetivos de aprendizaje
  • Conducta segura (OA 11)
  • Aptitud y condición física (OA 6)
  • Respuestas corporales asociadas a la actividad física (OA 8)
  • Hábitos de higiene, posturales y de vida saludable. (OA 9)

 Preparación de material y control de asistencia.

Tiempo: 5 minutos

Actividad Sugerida Representación gráfica

INICIO

Materiales: No requiere
Tiempo: 5 minutos

OA 11 Conducta segura (Calentamiento)

Los estudiantes se ubican libremente en el espacio. A la señal, se desplazan lo más rápido posible sin correr y cada vez que se encuentren con un compañero, lo saludan. Los saludos pueden ser chocar las manos derechas y decir: "Hola, qué tal", chocar las manos izquierdas, diciendo: "Hola, voy atrasado", tocarle el hombro, diciendo: "Hola, qué pasa, amigo". La idea es que se den la mayor cantidad de saludos en 45 segundos.
 
imagen recurso_1.png
DESARROLLO
Materiales: No requiere
Tiempo: 10 minutos
OA 8 Respuestas corporales asociadas a la actividad física

El docente les explica que medir y valorar la intensidad del ejercicio físico es importante para poder lograr beneficios en la salud. Para eso pueden utilizar dos herramientas: una escala de percepción de esfuerzo y la frecuencia cardiaca. Luego les pide que, en parejas, evalúen su frecuencia cardiaca de reposo.
 

 DESARROLLO
Materiales: No requiere
Tiempo: 10 minutos

 

OA 6 Aptitud y condición física

Se ubican uno tras otro frente a una escalera. El profesor pone un cono donde están los alumnos y otro al final de la escalera. Los alumnos deben subir y bajar, primero caminando de a un escalón a la vez, luego de a dos y después de a tres escalones, luego trotando, trotando para un lado, para otro lado, corriendo de a un escalón, de a dos y de a tres. Se recomienda que hagan dos veces cada tarea y mantener la actividad continuada por ocho a diez minutos. Se puede asignar un compañero que sea tutor a los estudiantes con necesidades educativas especiales.
 
 
imagen recurso_2.png
Pausa: Hidratación    Tiempo: 5 minutos


Materiales: No requiere

Tiempo: 5 minutos


Se divide al curso en parejas. Uno apoya las manos y rodillas en el suelo y el otro salta sobre él. Después el que está en el suelo asume una posición cuadrúpeda y eleva las caderas para que el compañero pase por debajo. Se realizan diez saltos y pasadas continuadas y luego se cambia el ejecutante.
 
 
imagen recurso_3.png

CIERRE


Materiales: No requiere

Tiempo: 5 minutos

OA 6 Aptitud y condición física

Se ubican de pie. A la señal, comienzan a bajar el tronco lentamente, tratando de alcanzar la punta de los pies con las manos. Mantienen la posición durante 30 segundos y suben lentamente; deben recordar que lo último en subir es la cabeza.
 
imagen recurso_4.png
Al finalizar la clase OA 9 Hábitos de higiene, posturales y vida saludable

Al final de la clase, se reúnen en grupos de cinco estudiantes y comentan las prácticas de higiene necesarias para mantener un estilo de vida saludable, se revisaran las uñas, reflexionan sobre el cuidado de los pies y el uso de calcetines y zapatillas deportivas y registran todo en su cuaderno de Educación Física y Salud.
 
imagen recurso_5.png
* Los tiempos para cada actividad se establecieron de acuerdo a la distribución porcentual de los objetivos de aprendizaje en la Visión Global del Año, considerando un bloque de 45 minutos.
Por ejemplo:
OA 11 =  5-10 % (5 minutos aprox)
OA 6  = 10-15% (8 minutos aprox)
OA 1  = 40-45% (20 minutos aprox)
OA 9  =  5-10% (5 minutos aprox)
 

 




 

La evaluación en Educación Física y Salud

En esta asignatura, se espera que los docentes evalúen de forma permanente el desempeño físico de los estudiantes y los cambios que e experimentan.

Para facilitar la  tarea de evaluación en la Asignatura de Educación Física y Salud, a continuación se describen sugerencias específicas de diversos tipos de evaluaciones:



Autoevaluación: se sugiere que el profesor dé al estudiante la oportunidad de evaluarse a sí mismo. Eso le permitirá responsabilizarse de su propio proceso de aprendizaje y de los resultados obtenidos.

Escalas de puntuación: se refiere a la nota que el docente asigna a un desempeño específico del estudiante. En general, se utilizan como control del aprendizaje o como evaluación del rendimiento deportivo.

Listas de control: son listas de frases que expresan conductas y secuencias de acciones. El docente debe señalar su presencia o ausencia, basándose en su propia observación.

Pruebas de ejecución: esta evaluación exige que el estudiante realice una tarea concreta; por ejemplo: saltar coordinadamente dentro de una variedad de aros distribuidos en el piso.

Registro anecdótico: consiste en un registro detallado de eventos que el docente considere relevantes; por ejemplo: se recomienda que los estudiantes registren en su cuaderno de Educación Física y Salud todas las actividades físicas que realizaron durante la semana.

Rúbrica: matriz que posee un listado de criterios específicos y fundamentales que permiten valorar el aprendizaje, los conocimientos o las competencias logrados por el estudiante.

Test: es una prueba estandarizada para clasificar a los individuos según criterios cuantitativos. Esto permite que el profesor compare a sus estudiantes y determine el progreso de cada uno de ellos. Ejemplos de test: Batería Eurofit y AAHPERD. Se sugiere considerar las características diversas de los estudiantes al momento de realizar estas evaluaciones; por ejemplo: en el caso de alumnos con necesidades educativas especiales o ritmos más lentos, se recomienda evaluar su progresión según su propio avance.

Módulos

Sugerencias y comentarios

  • Contenido
  • Diseño
  • Estructura
  • Ingeniería