Equidad de género

Equidad de género
El indicador Equidad de género evalúa el logro equitativo de resultados de aprendizaje obtenidos por hombres y mujeres en establecimientos mixtos. Se estima considerando los resultados en las pruebas Simce de Lectura y Matemática.

¿Por qué es importante la equidad de género en aprendizajes?

Es importante que los establecimientos den un trato equivalente a hombres y mujeres, atendiendo sus respectivas necesidades, en lo que se refiere a derechos, prestaciones, obligaciones y oportunidades. Así, un trato imparcial permite que tanto hombres como mujeres puedan desarrollar al máximo sus potencialidades.

¿Qué hacen los establecimientos para lograr mayor equidad de género en aprendizajes en sus resultados?

  • ​Tienen las mismas expectativas para hombres y mujeres en cuanto a desempeño, estudios futuros y alternativas laborales.

Los docentes promueven aspiraciones similares en relación con los estudios futuros y las alternativas laborales a las que pueden acceder los estudiantes, y exigen de manera equivalente, sin discriminar por género respecto de las evaluaciones que efectúan. Tampoco asignan tareas diferenciadas en el aula ni separan grupos de trabajo, puestos o filas en función del género.

  • Prestan la misma atención a hombres y a mujeres durante el desarrollo de las clases.

Los docentes consideran de igual manera a hombres y a mujeres; por ejemplo, escuchan con la misma atención sus intervenciones, dan la palabra equitativamente, establecen contacto visual con la misma frecuencia, les explican con la misma rigurosidad, les dan las mismas oportunidades para que respondan y les asignan las mismas tareas y responsabilidades. Si el docente observa que hay un curso en que están opinando más hombres, insta a las mujeres a opinar y viceversa.

  • Evitan y corrigen conductas, actitudes y verbalizaciones discriminatorias y peyorativas.

Los docentes evitan los comentarios, las actitudes y las conductas que ofenden a algún género o que promueven estereotipos peyorativos. Asimismo, corrigen constructivamente a los estudiantes que discriminan y se comportan despectivamente.

  • Presentan ejemplos de mujeres y hombres que se desempeñan o destacan en distintos ámbitos.

Presentan ejemplos de mujeres y hombres que se desempeñan o destacan en distintos ámbitos, con el fin de que los estudiantes cuenten con referentes de ambos géneros en diversas áreas. Además, relatan historias que revelan cómo se ha ampliado el rol de la mujer y el hombre en el tiempo.

  • Evitan utilizar recursos y materiales didácticos que fomentan estereotipos de género.

Evitan utilizar láminas, fotografías, cuentos y películas que fomentan actitudes estereotipadas o con sesgos de género o, cuando estos estereotipos aparecen resaltados, los analizan y discuten con los estudiantes.

  • Trabajan con las familias sus expectativas sobre los estudios futuros y alternativas laborales a los que pueden aspirar los estudiantes.

Trabajan con las familias de todos los estudiantes sobre la importancia de tener expectativas similares para hombres y mujeres en relación con los estudios superiores y con las alternativas laborales a las que pueden acceder en el futuro, para evitar reproducir estereotipos y sesgos de género.

  • Validan los intereses de cada estudiante aun cuando no sean comúnmente asociados con su género.

Promueven la participación tanto de mujeres como de hombres en diversas actividades extraprogramáticas, como actividades deportivas o talleres literarios, de ciencias, arte, manualidades, mecánica, teatro, baile y coro. En las orientaciones vocacionales, luchan contra los estereotipos; por ejemplo, alientan a las mujeres a seguir carreras STEM que tradicionalmente son percibidas como carreras para hombres, y despejan dudas y prejuicios derivadas del género en la elección de especialidades en los establecimientos técnico-profesionales.

  • Específicamente en Matemática:

Estimulan a las mujeres a participar en actividades que aportan al desarrollo de las habilidades matemáticas; por ejemplo, las motivan a que ingresen a los cursos avanzados en matemática y participen en las olimpiadas, y se aseguran de que las aplicaciones de la asignatura se ajusten a los intereses de mujeres y hombres.

  • Específicamente en Lenguaje:

Estimulan a los hombres a participar en actividades que aportan al desarrollo del lenguaje, como talleres literarios, de teatro escolar y debate, e incluyen lecturas expositivas y literarias para acoger los intereses variados de hombres y mujeres.

  • Generan espacios de reflexión sobre prácticas que promueven estereotipos.

Llevan a cabo una sensibilización y visualización de prácticas que transmiten estereotipos de género para eliminarlas. Por ejemplo, se organizan instancias de autoreflexión y reflexión entre docentes y directivos respecto del discurso, las acciones, normas y costumbres que podrían estar reforzando una participación no equitativa de mujeres y hombres en la cultura escolar.

  • Cuentan con patios inclusivos.

En las instalaciones de los patios, tienen espacios concretos para diferentes tipos de actividades de forma de asegurarse que todos puedan usarlos y no se privilegie solo a un grupo determinado de estudiantes.

Descarga más información sobre este indicador acá:

Documento Indicador Equidad de género
Documento Indicador Equidad de género

Visite otras páginas relacionadas:

Envía tus sugerencias y comentarios