Participación y formación ciudadana

Participación y formación ciudadana
El indicador de participación y formación ciudadana considera las actitudes de los estudiantes frente a su establecimiento; las percepciones de estudiantes, y padres y apoderados sobre el grado en que la institución fomenta la participación y el compromiso de los miembros de la comunidad educativa; y las percepciones de los estudiantes sobre el grado en que se promueve la vida democrática.

Se consideran las siguientes dimensiones:

  • Sentido de pertenencia: considera la identificación de los estudiantes con el establecimiento y el orgullo que sienten de pertenecer a él. Se evalúa el grado en que los estudiantes se identifican con el Proyecto Educativo promovido por el establecimiento, se consideran parte de la comunidad escolar y se sienten orgullosos de los logros obtenidos por la institución.
  • Participación: considera las percepciones de los estudiantes, padres y apoderados sobre las oportunidades de encuentro y espacios de colaboración promovidos por el establecimiento, el grado de compromiso e involucramiento de los miembros de la comunidad educativa en ambas instancias, la comunicación que existe desde el establecimiento hacia los padres y apoderados, y la recepción de inquietudes y sugerencias de parte del equipo directivo y docente.
  • Vida democrática: considera las percepciones que tienen los estudiantes sobre el grado en que el establecimiento fomenta el desarrollo de habilidades y actitudes necesarias para la vida en democracia. Se incluye la expresión de opiniones, el debate fundamentado y reflexivo, la valoración y respeto hacia las opiniones de los otros, la deliberación como mecanismo para encontrar soluciones, la participación, y la organización de procesos de representación y votación democrática.

¿Por qué son importantes la participación y la formación ciudadana?

La Participación y formación ciudadana es clave para el desarrollo de ciudadanos integrales, comprometidos y preparados para contribuir a su comunidad, participar de la vida cívica y ejercer constructivamente los roles de intercambio social, cultural y político que se requieren para el funcionamiento de la sociedad y el desarrollo de la democracia.

¿Qué hacen los establecimientos para lograr un alto grado de participación y formación ciudadana?

  • ​Fomentan una identidad positiva del establecimiento.

Fomentan que la comunidad educativa se identifique con su proyecto y visión. Para esto, generan espacios de diálogo y definen, en conjunto con los miembros de la comunidad, elementos y metas comunes que consideran el contexto en el cual se encuentra inserta la institución. También se encargan de transmitir un relato positivo y movilizador de su historia, conscientes de que las metas y elementos comunes definidos se pueden modificar de acuerdo con las necesidades e intereses de la comunidad. Por ejemplo, los actores de la comunidad proponen ritos y actividades importantes para el colegio, conocen y participan en la elaboración del proyecto educativo y en la creación del manual de convivencia escolar, entre otros.

  • Organizan y fomentan actividades de encuentro entre los miembros de la comunidad educativa.

Se preocupan de construir una comunidad educativa cohesionada y comprometida con el proyecto educativo, incentivando a todos los actores a participar constantemente en las decisiones y actividades del establecimiento. Para esto, la misma comunidad organiza diversas actividades como foros y convivencias, que responden a sus intereses.

  • Promueven una cultura colaborativa entre los miembros de la comunidad educativa.

Incentivan relaciones de apoyo y reciprocidad entre los estudiantes, apoderados, profesores y la comunidad educativa en general. Por ejemplo, desarrollan instancias para que los docentes, directivos y asistentes de la educación compartan entre ellos sus dificultades, estrategias y recursos; generan espacios para que los apoderados apoyen a los estudiantes, como tutorías o talleres en un área de su conocimiento; y fomentan vínculos de ayuda entre los estudiantes por medio de actividades como tutorías entre pares o trabajos en equipo.

  • Involucran a los miembros de la comunidad educativa en el cuidado del establecimiento y de su entorno.

Se preocupan de que los integrantes de la comunidad se identifiquen y se sientan acogidos, propiciando espacios de encuentro y permitiendo a sus miembros disponer del establecimiento para diversas actividades o proyectos. Además, promueven la valoración de la diversidad de su entorno social, cultural y natural. Por ejemplo, organizan actividades con estudiantes y apoderados para la mejora del establecimiento, como plantar árboles o pintar salas, desarrollan actividades colectivas de esparcimiento y embellecimiento en la institución y el barrio con toda la comunidad educativa, y promueven el uso de basureros y el reciclaje en la comunidad.

  • Dan oportunidades para que los integrantes de la comunidad educativa desarrollen iniciativas.

Otorgan facilidades para que los estudiantes, apoderados, profesores y asistentes de la educación lleven a cabo emprendimientos constructivos, sean culturales, sociales, pedagógicos u otros, lo cual permite que alumnos de diferentes cursos se conozcan y puedan establecer más y mejores relaciones entre ellos y con la comunidad educativa. Por ejemplo, respaldan la realización de campañas propuestas por miembros de la comunidad (solidarias, ambientales o de convivencia), cuentan con fondos concursables para proyectos, apoyan a los docentes que organizan coloquios sobre temas educativos, entre otros.

  • Cuentan con canales efectivos de comunicación.

Se aseguran de que exista una comunicación fluida entre los distintos miembros de la comunidad educativa, para lo cual definen y utilizan canales para mantener contacto con los apoderados, los estudiantes y el personal. Por ejemplo, estipulan horarios para la atención de apoderados, cuentan con un responsable de revisar y responder el correo electrónico institucional y establecen conductos o encargados para atender materias específicas. Además, mantienen actualizada a la comunidad educativa sobre el desarrollo del proyecto educativo, las actividades que realizan, los resultados del establecimiento y su funcionamiento general.

  • Consultan a la comunidad educativa.

Involucran a la comunidad educativa en las decisiones de mayor relevancia, para lo cual se consulta al Consejo Escolar y al Centro de Padres cuando se elabora o actualiza el proyecto educativo y el plan de mejoramiento, y cuando se formulan cambios estructurales. Además, se obtiene información de la comunidad educativa para implementar mejoras y determinar medidas; por ejemplo, se aplican encuestas de satisfacción y de clima, se hacen consultas a los profesores para definir los perfeccionamientos a efectuar, entre otros.

  • Fomentan el funcionamiento de las organizaciones representativas de la comunidad educativa.

Dan facilidades para que el Consejo Escolar, el Centro de Padres y Apoderados, el Centro de Alumnos y el Consejo de Profesores se constituyan y funcionen adecuadamente. Para esto, implementan procesos transparentes y confidenciales de elección democrática, cuando corresponde hacerlo; informan, escuchan y consultan a estas organizaciones; ofrecen espacios para que se reúnan y organicen actividades; entre otros.

  • Promueven que los estudiantes desarrollen habilidades y actitudes para vivir en democracia.

​​Fomentan de manera transversal y mediante instancias específicas que, en un marco de respeto, los estudiantes opinen, intercambien puntos de vista, deliberen y discutan con fundamentos. Para esto, desarrollan actividades extraprogramáticas de formación ciudadana y de apertura a la comunidad, introducen temas de discusión en clases, los guían para que reflexionen y argumenten sus ideas, fomentan una cultura de diálogo mediante debates y conversatorios, promueven la representación y participación de los alumnos mediante campañas y elecciones democráticas, y facilitan la participación en boletines informativos y foros de discusión.

  • Promueven la organización de Centros de Alumnos y directivas de curso.

Promocionan espacios de organización estudiantil, como los Centros de Alumnos por ciclos y las directivas de curso, para que los alumnos puedan desarrollar el sentido de responsabilidad y una visión de participación ciudadana aplicada a su realidad escolar. Acompañan a los estudiantes en este proceso y se preocupan de la formación de competencias necesarias para un liderazgo positivo.

  • Generan encuentros con apoderados.

Realizan reuniones de carácter mensual o bimensual con los padres y apoderados para fomentar su participación y hacerlos parte del desarrollo académico y personal de sus hijos. Se trata de instancias informativas, donde se comunican nuevas prácticas o proyectos, y de carácter participativo, donde se busca que cada apoderado aporte nuevas ideas y perspectivas para contribuir al desarrollo personal y académico de los estudiantes. Establecer canales de comunicación fluida con los apoderados permite involucrarlos activamente en la formación de los alumnos y es también la manera más directa que tiene el establecimiento para informar sobre las normas, decisiones y proyectos educativos.

  • Potencian una relación armónica entre profesor y estudiante.

Promueven relaciones menos jerárquicas entre docentes y estudiantes para generar un clima armónico y de mayor cercanía. Por ejemplo, los profesores buscan generar un vínculo de apoyo y contención con sus alumnos para que los perciban como un pilar fundamental para su desarrollo personal y académico, generan espacios para que puedan dar su opinión y acordar normas de convivencia, entre otras.

  • Cuentan con actividades extraprogramáticas: cursos y talleres.

Ofrecen diversos cursos y talleres fuera de la jornada escolar para promover el desarrollo integral de los estudiantes y fortalecer las relaciones interpersonales entre ellos. Estas instancias les permiten explorar sus gustos e intereses, conocer nuevas personas y aprender a convivir con otros fuera de la sala de clases.

  • Promueven que los miembros de la comunidad educativa desarrollen una cultura socioambiental.

Los establecimientos fomentan instancias de discusión, participación y toma de decisiones democráticas, a través de instancias de colaboración e innovación socioambiental que permitan avanzar hacia una comunidad educativa sustentable. Para esto, los estudiantes generan espacios de participación y organización donde incorporan las temáticas ambientales y de su entorno como parte de su quehacer. Por ejemplo, los centros de alumnos cuentan con un encargado de medio ambiente.

Descarga más información sobre este indicador acá:

Documento Indicador Participación y formación ciudadana
Documento Indicador Participación y formación ciudadana

Visite otras páginas relacionadas:

Envía tus sugerencias y comentarios