Es el documento principal del currículum nacional, que explicita los sentidos, énfasis y principios que fundamentan la propuesta curricular, y define los objetivos de aprendizaje, entendidos como conocimientos, habilidades y actitudes que se espera que los y las estudiantes desarrollen en cada uno de los niveles educativos, (Educación Parvularia, Básica y Media).
Son una propuesta de asignaturas para todos los establecimientos del país, la cual incluye la distribución de la cantidad de horas mínimas anuales para cada una de ellas. Esta se hace sobre la base de un año de 38 semanas donde se contemplan las horas semanales de clases, considerando en ellas las horas de libre disposición que, para el caso de los Programas elaborados por el Mineduc constituyen un 15% de las horas disponibles en los establecimientos con Jornada Escolar Completa (JEC). En el caso de los establecimientos sin JEC, no se cuenta con horas de libre disposición. Cada establecimiento puede desarrollar sus propios planes de estudio, los que deben ser aprobados por el Ministerio de Educación, a través de la Seremi correspondiente.
Son una propuesta didáctica para el logro de los aprendizajes definidos en las Bases Curriculares (o el Marco Curricular, según corresponda). En el marco de la flexibilidad curricular es necesario que los docentes y los equipos directivos tomen decisiones pedagógicas que permitan la contextualización de la propuesta ministerial de los programas, de modo de considerar las necesidades y características de su escuela o liceo, así como las de la localidad y más especialmente las necesidades e intereses educativos, así como las características de sus estudiantes. Si bien el Mineduc tiene el mandato de elaborar programas de estudio, los establecimientos pueden elaborar sus propios programas, que deben responder a los objetivos de aprendizaje señalados en las Bases Curriculares (Marco Curricular) y ser aprobados por la Seremi respectiva.

Se trata de una serie de recursos cuyo fin es apoyar la implementación curricular para el logro de los aprendizajes de los estudiantes. Los recursos educativos son: los Textos Escolares, los Textos Complementarios y los Centros de Recursos para el Aprendizaje (CRA).


  • Textos Escolares: son recursos pedagógicos, distribuidos de forma gratuita a los estudiantes de escuelas y liceos públicos y subvencionados a lo largo de todo el país, y constituyen un elemento de equidad para el sistema educativo ya que permiten apoyar, con recursos de calidad, el desarrollo de los aprendizajes definidos en las Bases Curriculares. Éstos proponen una estrategia didáctica para abordar los objetivos curriculares. A partir de 2016 los Textos Escolares son de propiedad del estudiante. De forma complementaria, además del texto para los estudiantes, se distribuyen conjuntamente una Guía Didáctica para el Docente y un Recurso Digital de apoyo.

  • Textos Complementarios: son recursos provistos con la finalidad de apoyar alguna asignatura puntual, en un curso determinado, con el objeto de proporcionar a cada estudiante de materiales de apoyo para el logro de aprendizajes (por ejemplo: atlas, libros de ejercicios de matemática, diccionarios, etc.).

  • Centros de Recursos para el Aprendizaje: son espacios que proporcionan a los estudiantes, docentes y apoderados recursos educativos variados (libros, material didáctico, Cd, DVD, juegos de mesa, etc.) y que fomentan el interés por la lectura, el desarrollo de la imaginación y el conocimiento, ofreciendo experiencias significativas de aprendizaje a la comunidad escolar.

Los establecimientos educativos reciben información sobre los aprendizajes de sus estudiantes a través de evaluaciones externas e internas. La LGE estipula la creación de referentes para la evaluación externa, los cuales corresponden a definiciones y orientaciones para la evaluación de los aprendizajes y de la gestión educativa. Estos referentes son:

  1. Estándares de Aprendizaje: describen lo que los estudiantes deben saber y poder hacer para demostrar, en las evaluaciones censales SIMCE, determinados niveles de cumplimiento de los Objetivos de Aprendizaje estipulados en las Bases Curriculares vigentes. Los estándares, por lo tanto, establecen referentes nacionales que permiten definir un desempeño adecuado, elemental o insuficiente en las evaluaciones nacionales estandarizadas.
  2. Otros Indicadores de Calidad: conjunto de índices que entregan información relacionada con el desarrollo personal y social de los estudiantes de un establecimiento, con las tasas de retención escolar, titulación de los estudiantes de Técnico Profesional, asistencia escolar y equidad de género. Se trata de ampliar el concepto de la calidad de la educación, incluyendo aspectos que van más allá del dominio del conocimiento.
  3. Estándares Indicativos de Desempeño: establecen un marco orientador para evaluar los procesos de gestión educacional de los establecimientos y sus sostenedores. Estos indicadores abordan cuatro dimensiones de la gestión escolar: liderazgo, gestión curricular, formación y convivencia y gestión de recursos.

Corresponde al proceso mediante el cual, en los establecimientos educacionales, se levantan evidencias sobre el aprendizaje, con el fin de reflexionar y tomar decisiones pedagógicas respecto de los aprendizajes de los estudiantes y de la práctica docente. Entendiendo que evaluación y aprendizaje forman parte de un mismo proceso pedagógico donde se tiene evidencia del aprendizaje de los estudiantes y de la efectividad de las oportunidades de aprendizaje que se brindan a los estudiantes.
Significa que establecen la misma expectativa formativa para todos los estudiantes del país. Esto hace que las Bases Curriculares sean una herramienta de equidad al establecer una meta de aprendizaje común a la que todos los establecimientos deben adherir. La forma de lograr los objetivos de aprendizaje planteados en las Bases Curriculares tiene distintas formas, las que dependen de las características de cada comunidad educativa. Por esta razón las Bases Curriculares son normativas mientras que los Planes y Programas de estudio son solo una sugerencia de propuesta didáctica para los y las docentes.

Se refieren a habilidades, actitudes y conocimientos que se espera logren los estudiantes para su desarrollo integral a lo largo de un tiempo determinado y que expresan desempeños fundamentales, progresivos y evaluables.

  1. Conocimientos: “conceptos, redes de conceptos e información sobre hechos, procesos, procedimientos y operaciones. La definición contempla el conocimiento como información (sobre objetos, eventos, fenómenos, símbolos) y como comprensión; es decir, la información integrada en marcos explicativos e interpretativos mayores, que dan base para discernimiento y juicios.”
  2. Habilidades: “capacidades para realizar tareas y para solucionar problemas con precisión y adaptabilidad. Una habilidad puede desarrollarse en el ámbito intelectual, psicomotriz, afectivo y/o social.”
  3. Actitudes: “disposiciones aprendidas para responder, de un modo favorable o no favorable, frente a objetos, ideas o personas; incluyen componentes afectivos, cognitivos y valorativos, que inclinan a las personas a determinados tipos de acciones.”

Declaración general de las finalidades educativas de una asignatura y que busca fundamentar su presencia en un determinado nivel de la escolaridad, dado su aporte al desarrollo objetivos de aprendizaje para los estudiantes. Responden a la identificación y construcción de finalidades formativas, que muestran cómo cada una de las asignaturas contribuye al logro de objetivos de la educación media plasmados en la LGE.
Es el conjunto de asignaturas que permiten entregar una base cultural común, independiente de la diferenciación que curse un estudiante durante la Educación Media.
Es una instancia de profundización de las áreas de la formación general (Humanística Científica) o a la especialización en términos de perfiles de egreso (Técnico Profesional o Formación Artística) según sea el caso. Desde la óptica del desarrollo personal, la Formación Diferenciada se basa en la necesidad de desarrollar las habilidades y atender a intereses personales de los estudiantes, vinculando sus decisiones individuales, con requerimientos de la cultura nacional, del desarrollo productivo, social y ciudadano del país y la construcción de sus proyectos de vida.
  1. Educación Técnico Profesional (EMTP): Según la LGE, la formación diferenciada técnico profesional está orientada a la formación en especialidades definidas en términos de perfiles de egreso en diferentes sectores económicos de interés de los alumnos.
  2. Educación Humanística Científica: Según la LGE, la formación diferenciada humanista-científica está orientada a la profundización de áreas de la formación general de interés de los estudiantes.
  3. Educación Artística: Según la LGE, la formación diferenciada artística está orientada a la formación especializada definida en términos de perfiles de egreso en las diferentes áreas artísticas de interés de los alumnos.

Ley Nº 20370, publicada el 2009, que establece la normativa con la cual se rige la educación parvularia, básica y media del país. “…regula los derechos y deberes de los integrantes de la comunidad educativa; fija los requisitos mínimos que deberán exigirse en cada uno de los niveles de educación parvularia, básica y media; regula el deber del Estado de velar por su cumplimiento, y establece los requisitos y el proceso para el reconocimiento oficial de los establecimientos e instituciones educacionales de todo nivel, con el objetivo de tener un sistema educativo caracterizado por la equidad y calidad de su servicio”.

La Ley 20529 define el Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Parvularia, Básica y Media (SNAC) y su fiscalización. Establece que es deber del Estado propender a asegurar una educación de calidad en sus distintos niveles, para lo cual se crea el SNAC que está conformado por:

  1. Ministerio de Educación: órgano rector del sistema, y por tanto, responsable de la coordinación de los órganos del Estado que lo componen, con el fin de garantizar una gestión eficaz y eficiente de todos ellos (artículo 8, Ley SNAC)
    1. Además, tiene entre sus objetivos proponer e implementar la política educacional, elaborar las Bases Curriculares y otras herramientas fundamentales para la gestión del sistema educacional, como los Planes y Programas de Estudio, los Estándares de Aprendizaje, los Otros Indicadores de la Calidad Educativa y los Estándares Indicativos de Desempeño, el Plan Nacional e Internacional de Evaluaciones, entre otros.
  2. Consejo Nacional Educación (CNED): encargado de revisar, generar sugerencias, evaluar y aprobar las Bases Curriculares y las otras herramientas fundamentales para la gestión del sistema educacional (DFL 2, Artículo 86). En este contexto, el Ministerio de Educación, a través de la Unidad de Currículum y Evaluación, elabora las Bases Curriculares y otros instrumentos, y es el Consejo Nacional de Educación el encargado de aprobarlos.
  3. Agencia de la Calidad de la Educación: evalúa y orienta el desempeño de los establecimientos educacionales y sus sostenedores, evalúa los logros de aprendizaje de las y los estudiantes e informa a los centros escolares y a la comunidad sobre su funcionamiento en distintos ámbitos de gestión, para favorecer su mejoramiento continuo. Dicha evaluación la realiza sobre los Estándares de Aprendizaje, los Otros Indicadores de Calidad y los Estándares Indicativos de Desempeño elaborados por el Mineduc, y aprobados por el CNED (Artículo 10 Ley SNAC).
  4. Superintendencia de Educación: encargada de fiscalizar la labor de los sostenedores y velar por la legalidad del uso de los recursos asignados desde el Estado. Además, se orienta a asegurar condiciones esenciales para la calidad de la educación y el resguardo de los derechos de todos los actores de las comunidades educativas, a través de la fiscalización de la normativa educacional y del uso de los recursos, la atención de denuncias y la entrega de información a los establecimientos y sostenedores del país (Artículos 48 y 49, ley SNAC).

Formulario de
Contacto