Comprender el conocimiento asociado a la tecnología y su relación con otros aspectos de la vida humana posibilita identificar dos formas de abordar su enseñanza: la tecnología de la ingeniería ―que la analiza en sí misma, desde lo conceptual, procedimental, metodológico, con sus estructuras cognitivas y sus manifestaciones objetivas—, y la tecnología de las humanidades, que busca penetrar en su significado y en sus vínculos con lo humano con el fin de reforzar otras áreas del conocimiento (arte, literatura, ética, política y religión, entre otras), sin desconocer que esta perspectiva, desde su origen, ha cuestionado lo tecnológico y que tal cuestionamiento continúa siendo su más profunda responsabilidad.

Envía tus sugerencias y comentarios